Procedimiento de Atención a Pacientes Vulnerables en el Área de Urgencias del HAR de Benalmádena

(12 votos)
  1. 4.1/5 estrellas
  2. Inicia sesión para puntuar
  3. Inicia sesión para puntuar
  4. Inicia sesión para puntuar
  5. Inicia sesión para puntuar
  6. Inicia sesión para puntuar

Datos generales

Nombre corto: ATENCIÓN A PACIENTES VULNERABLES EN URGENCIAS Fecha de publicación: 21/03/2013 Resumen básico: Nuestra sociedad desarrollada está experimentando un aumento exponencial de pacientes con elevadas y complejas necesidades de cuidados. A esta nueva realidad debemos añadir que la utilización de los servicios de urgencias por estos usuarios es cada vez más frecuente, y la aparición de posibles eventos adversos aún más elevada si cabe. Nuestro compromiso con la ciudadanía va dirigido a identificar, desde el puesto de triaje, a todos aquellos pacientes que cumplan una serie de requisitos para su inclusión dentro del grupo de POBLACIÓN VULNERABLE, y darles prioridad en los tiempos de atención, siempre dentro del nivel establecido según el procedimiento de triaje llevado a cabo en el HAR de Benalmádena. De esta manera aumentaremos la calidad y la seguridad de los servicios prestados hacia este grupo de pacientes, que por sus propias características, se encuentran más desprotegidos. Nuestro compromiso como parte activa en la organización y elaboración del plan funcional del centro, está encaminado a desarrollar un procedimiento para la correcta identificación, seguimiento y atención a los pacientes vulnerables, así como a sus cuidadores o familiares en el servicio de urgencias del HAR de Benalmádena, con el fin de asegurar una asistencia de calidad, minimizando o eliminando la aparición de eventos adversos relacionados con la atención a estos pacientes y mejorando la satisfacción de los usuarios. Estrategia: Innovación organizativa

Siguiendo las líneas básicas de la política de seguridad promulgadas por la Junta de Andalucía, tenemos que promover la implantación de procedimientos para facilitar la atención a los pacientes más dependientes o vulnerables y al mismo tiempo disminuir la aparición de posibles eventos adversos.

Según lo anteriormente expuesto, hemos encaminado nuestros esfuerzos en la elaboración de un procedimiento de atención a los pacientes vulnerables en el área de urgencias del HAR de Benalmádena, que nos permita la correcta identificación, seguimiento y atención a los pacientes vulnerables, con el fin de asegurar una asistencia de calidad, minimizando o eliminando la aparición de eventos adversos relacionados con la atención a dichos pacientes.

Centro de trabajo: CHARE Benalmádena
Nombre:CHARE Benalmádena
Tipo de centro de trabajo:CHARE / Hospital de Alta Resolución
Organización:Empresa Pública Sanitaria Costa del Sol
Provincia:Málaga

Personal responsable

Planificación

Fecha de inicio: 15/09/2011
Fecha de fin: 31/12/2012
Implantada desde: 07/11/2011

Objetivos y razones

Justificación/contexto:

El envejecimiento progresivo de nuestra población está derivando en una serie de cambios sociodemográficos destacables, que a su vez, influyen directamente sobre la salud y sobre las necesidades y patrones de uso de los servicios sanitarios.
Todos estos cambios se traducen en un aumento significativo de personas que presentan elevadas y complejas necesidades de cuidados. A destacar: pacientes crónicos con descompensaciones frecuentes e ingresos reincidentes, pacientes con nivel de dependencia/suplencia alto, pacientes con vida cama-sillón, situaciones de riesgo social, patología mental severa, pacientes oncológicos, etc.
En el entorno de las unidades de urgencias podríamos destacar el crecimiento exponencial de la atención a la población anteriormente citada. A esto debemos añadir el aumento de las expectativas de la persona y de la familia sobre el grado de percepción de la calidad de los cuidados recibidos.
Ante esta nueva realidad, en los servicios de urgencias debemos ofertar una asistencia más eficiente a estos usuarios, identificando la vulnerabilidad y necesidades especiales de dichos pacientes para priorizar su atención y minimizar los riesgos derivados de su larga estancia. Es preciso para ello contar con circuitos de atención, realizados desde una mirada enfermera, para proteger a los pacientes vulnerables, con el fin de prestar unos cuidados continuados de calidad acordes con sus necesidades y expectativas junto con las de sus familias.
Nuestro objetivo va a ir dirigido a identificar, desde el puesto de triaje, a todos aquellos pacientes que cumplan una serie de requisitos para su inclusión dentro del grupo de POBLACIÓN VULNERABLE, y darles prioridad en los tiempos de atención, siempre dentro del nivel establecido según el procedimiento de triaje llevado a cabo en el HAR de Benalmádena. De esta manera aumentaremos la calidad y la seguridad de los servicios prestados hacia este grupo de pacientes, que por sus propias características, se encuentran más desprotegidos.

Objetivos:

• GENERALES
1. Desarrollar un procedimiento para la correcta identificación, seguimiento y atención a los pacientes vulnerables, así como a sus cuidadores o familiares en el servicio de urgencias del HAR de Benalmádena, con el fin de asegurar una asistencia de calidad, minimizando o eliminando la aparición de eventos adversos relacionados con la atención a estos pacientes y mejorando la satisfacción de los usuarios.

• ESPECÍFICOS
1. Elaboración de una herramienta dentro del proceso del triaje que nos permita, de manera rápida y sencilla, medir el grado de vulnerabilidad de cada paciente.
2. Planificación de sesiones clínicas de formación, para la difusión y puesta en marcha del procedimiento de atención a los pacientes vulnerables, entre todos los profesionales adscritos al proceso de críticos del HAR de Benalmádena.

Actividad:

Nuestro cometido se va a desarrollar en varias fases:

1ª Fase.
Se define al paciente diana para su inclusión dentro del procedimiento del paciente vulnerable. Para ello indicamos que la vulnerabilidad hace referencia a personas en situación de dependencia en relación a la movilidad, comunicación (o capacidad de comunicarse y relacionarse con el entorno de forma eficaz), autoprotección (seguridad), y red de soporte (si está sólo o acompañado de un cuidador o familiar).
La dependencia hace referencia a la necesidad de recibir ayuda para poder realizar determinadas actividades de la vida diaria. Éstas se pueden dividir en:
- Básicas de la vida diaria, aquellas que tienen que ver con la capacidad que posee un individuo para poder subsistir sin la ayuda de nadie de manera independiente.
- Instrumentales de la vida diaria, que implica poder realizar actividades de mayor complejidad, por tanto, es necesario mayor grado de autonomía.

2ª Fase.
Se elige la herramienta de medición de la vulnerabilidad del paciente, tras revisiones bibliográficas y reuniones con referentes de otros centros con procedimientos similares, implantados o en proceso de implantación. Dicha herramienta denominada “HEVULUR” o “VULNERÓMETRO” (anexo1), nos permite identificar precozmente y dar atención adecuada al paciente con vulnerabilidad y a la persona cuidadora.
En dicha herramienta se valoran cuatro ítems: movilidad, comunicación, autoprotección y red de soporte. Según la respuesta del paciente en cada uno de estos ítems se le asignará una puntuación de 0 a 8. Esta puntuación deberá relacionarse con la edad del paciente (factor multiplicativo), con lo que se obtendrá la puntuación definitiva que será la que describa la vulnerabilidad del paciente como LEVE (V0), MODERADA (V1) o ALTA (V2).
El grado de vulnerabilidad obtenido será el que determine el circuito que seguirá el paciente a partir de ese momento.

3ª Fase.
Un equipo de expertos del Proceso Crítico elabora el procedimiento de Atención a los Pacientes Vulnerables en Urgencias. A su vez, se diseña la herramienta informática que de soporte en la Historia Clínica de Urgencias al procedimiento, y se añade al registro de Triaje de la Unidad para operativizar su uso.
Ante la sospecha en triaje de que un paciente es vulnerable, se confirmará con la herramienta para la evaluación del nivel de vulnerabilidad en urgencias.
La cumplimentación de la escala “HEVULUR” en la aplicación del triaje del HCIS volcará los datos directamente en el localizador y aparecerá un aviso para que los facultativos tengan conocimiento de que se ha detectado un paciente vulnerable (delante del motivo de consulta aparecerán las siglas V0, V1 o V2).
Los pacientes valorados como vulnerables se identificarán con una pulsera en blanco en la que el enfermero de triaje escribirá el grado de vulnerabilidad. V0, V1 o V2. Los acompañantes o cuidadores de los pacientes vulnerables (uno por paciente) se identificarán con una pulsera en blanco en la que se escribirá CUIDADOR.
La atención de estos pacientes debe priorizarse con respecto a otros pacientes con el mismo nivel asignado en triaje pero sin criterios de vulnerabilidad. Esta priorización se efectuará tanto en la asignación de los pacientes a las consultas médicas como en la atención en la consulta de enfermería, el traslado para realización de pruebas diagnósticas, etc. Así mismo, si concurren en un mismo momento dos o más pacientes vulnerables en la unidad con el mismo nivel de triaje, se atenderá primero al que tenga un nivel de vulnerabilidad mayor. Si el nivel de vulnerabilidad y el de triaje son los mismos, se atenderá por orden de llegada.
Una vez que el paciente vulnerable es identificado en la consulta de triaje, se le ubicará en distintas zonas de la unidad según el grado de vulnerabilidad:
- V0 LEVE: En sala de espera de pacientes, junto a la consulta de enfermería, acompañado por su cuidador (si lo tiene) y al cuidado de la auxiliar de enfermería destinada en esta área.
- V1 MODERADO:
o Si está acompañado, en la sala de espera junto a la consulta de enfermería y al cuidado del auxiliar de enfermería destinada en esta área.
o Si está solo, esperará en observación, hasta que llegue su familia que deberá ser localizada para que acuda a la unidad. Una vez que llegue, el paciente podrá pasar a la sala de espera de pacientes como en los casos anteriores. Se anotará en las observaciones del triaje que el paciente se encuentra en observación para que el facultativo conozca su ubicación.
- V2 ALTA: En observación acompañado por un familiar. El médico de referencia de estos pacientes hasta su valoración en consulta demorable será el médico coordinador, que será avisado por el enfermero de triaje tras pasar el paciente a observación.
Los pacientes que precisen estar en camilla, cualquiera que sea su grado de vulnerabilidad, pasarán a observación.

4ª Fase.
Para la difusión e implantación del procedimiento, en primer lugar se presenta en una de las reuniones cuatrimestrales de los Grupos de Mejora llevadas a cabo en el servicio. Posteriormente se publica el documento del procedimiento en la carpeta de documentos de la unidad, accesible desde cualquier terminal informático del Hospital. Y por último, se designa a una persona referente, encargada de la planificación y realización de sesiones clínicas de formación, dirigidas a todos los miembros del equipo asistencial.

Innovación:

El desarrollo de este nuevo procedimiento de actuación nos permite identificar precozmente a todos aquellos pacientes frágiles y/o vulnerables, al mismo tiempo que genera una mayor eficiencia y seguridad en la atención a dicho paciente y a la persona cuidadora, estableciendo circuitos y procedimientos específicos según el grado de vulnerabilidad.

Finalización

Resultados:

Desde el comienzo de su implantación, se han detectado 37 pacientes vulnerables, desde su primera toma de contacto con el personal sanitario en el triaje de urgencias, 23 de ellos con un grado de vulnerabilidad leve, 12 moderada y 2 alta. Tanto ellos como sus cuidadoras se han beneficiado de los privilegios establecidos en el procedimiento, entre ellos, la atención preferente de estos pacientes con respecto a otros y el acompañamiento y ubicación diferentes dentro de la unidad.
No se han recibido ninguna reclamación en el centro por disconformidad con las normas de acompañamiento de los pacientes ni con el horario de visitas por parte de pacientes vulnerables ni de sus familiares.
No se ha producido ningún Evento Adverso relacionado con la atención a los pacientes con estas características.

Conclusiones:

En primer lugar resaltar la buena acogida por parte del personal que ven, con la puesta en marcha de este procedimiento, la agilización de la atención a aquellos pacientes, que en cierta manera, están más desprotegidos, minimizando el tiempo de espera en urgencias y aumentando la eficiencia y la seguridad, no dando espacio a la posible aparición de eventos adversos.
Por otro lado, atendiendo a la expresión latina “primum non nocere” atribuida al médico griego Hipócrates y siguiendo las líneas básicas de la política de seguridad promulgadas por la Junta de Andalucía, tenemos que promover la implantación de procedimientos para facilitar la atención a los pacientes más dependientes o vulnerables y al mismo tiempo disminuir la aparición de posibles eventos adversos.
Según el contrato programa del SSPA, la seguridad del paciente se ha convertido en una referencia obligada para los sistemas sanitarios avanzados y, por tanto, para el Servicio Andaluz de Salud. Reducir los efectos adversos de la atención sanitaria e incidir de forma decisiva y sistemática sobre aquellos que son evitables, es un compromiso que debe impregnar a toda la organización sanitaria.

Detalles adicionales:

ANEXO 1

HERRAMIENTA PARA MEDIR LA VULNERABILIDAD EN URGENCIAS (VULNERÓMETRO).

MOVIMIENTO:
0 No requiere soporte o usa de manera independiente los dispositivos.
1 Requiere de ayuda para el uso de equipos o para los desplazamientos.
2 Requiere ayuda para el uso de equipos y para los desplazamientos.

COMUNICACIÓN:
0 Interpreta los mensajes recibidos y utiliza el lenguaje hablado coherentemente.
1 Capaz para interpretar o usar lenguaje hablado de forma coherente.
2 No interpreta mensajes recibidos, ni usa el lenguaje hablado de forma coherente.

AUTOPROTECCIÓN/SEGURIDAD:
0 Reconoce signos y síntomas que indican riesgo. Conducta adaptada al medio.
1 No reconoce signos y síntomas que indican riesgo. Conducta adaptada al medio.
2 Presenta conductas o indicadores de conducta de autolesión o violencia hacia otros.

RED DE SOPORTE (CUIDADOR REFERENCIA):
0 Presente.
1 Presente referente. No cuidador.
2 No cuidador.

FACTOR MULTIPLICATIVO:
x 1: Menores de 65 años.
x 2: Entre 65 y 80 años.
x 3: Mayores de 80 años.

Resultado final = Total de los 4 descriptores por el Factor Multiplicador.

V0: LEVE 0 – 8
V1: MODERADA 9 – 16
V2: ALTA 17 - 24

AUTORES:
FRANCISCO JAVIER PÉREZ MARTÍN
LUISA MARÍA ALARCÓN MUÑOZ-COBOS
MARÍA ISABEL ESQUINAS FERNÁNDEZ
JOSE MARÍA FERNÁNDEZ MARTÍNEZ
RAFAEL REINA TORRALBA

comentarios

Fondo Europeo de Desarrollo Regional Consejería de Salud y Bienestar Social - Junta de Andalucía